Archivo de la etiqueta: yoga

Nancy Gilgoff sobre el Ashtanga

Estándar

 ASHTANGA YOGA AS IT WAS
(THE LONG AND SHORT OF IT)

BY NANCY GILGOFF, WRITTEN BY AHARONA SHACKMAN

The following is the way in which Guruji taught me, Nancy Gilgoff, the Primary and Intermediate series of Ashtanga Yoga during my first trip to Mysore, in 1973.  David Williams and I stayed for four months that trip and had two classes per day (excluding Saturdays and Moon days).

In the first class, I was taught to do five Surya Namaskara A, plus the three finishing postures – Yoga Mudrasana, Padmasana, and Tolasana.  The second class, later that day, was five Surya Namaskara A and five Surya Namaskara B, plus the three finishing.  In the next class, Guruji told me to only do three each of Surya Namaskara A and B, and to keep it that way in my practice, and he then began adding on at least two postures per class, always with the three finishing at the end.

Guruji taught me the standing postures through Parsvottanasana, but with no Parivritta Trikonasana or Parivritta Parsvakonasana.  After Parsvottanasana he had me jump through to Dandasana.

In the seated postures, there were a minimal amount of vinyasas.  There were no vinyasas between sides.  Moreover, there were no vinyasas between variations – so all of Janu Sirsasana A, B, and C were done together (right side, left side of A, right, left of B, right, left of C), then a vinyasa before Marichyasana.  Then all of the Marichyasana variations, A, B, C, and D, were done together, without vinyasas between sides or variations; then there was a vinyasa before doing three repetitions of Navasana.  Baddha Konasana, Upavishta Konasana, and Supta Konasana were also grouped together without vinyasas between them.  Ubhaya Padangusthasana and Urdhva Mukha Paschimottanasana were also done together, with no vinyasa between – I was taught to simply change the hand position after Ubhaya Padangusthasana and go right into Urdhva Mukha Paschimottanasana.

In Kurmasana, Guruji had us bring our arms straight out from the shoulders (so the arms were in a straight line), with the knees close to the shoulders.  There was no vinyasa to move into Supta Kurmasana; we would pull the feet back first, rounding the back, then clasp the hands together behind the back, and then cross the feet at the ankles in front of the head, with the head tucked in.

After Setu Bandhasana, Guruji added in Utthita Hasta Padangusthasana and Ardha Baddha Padmottanasana – but to be put in the series back in the standing sequence, after Parsvottanasana.  (Utkatasana and Virabhadrasana were not in the series at this point, nor were Parivritta Trikonasana or Parivritta Parsvakonasana, all of which were added in later.)

Once Utthita Hasta Padangusthasana and Ardha Baddha Padmottanasana were taught and added into their place in the standing sequence, Intermediate was taught immediately – added on at the end of Primary, with Pashasana following Setu Bandhasana.  In fact, I had no idea that there were two separate series until the end of that first four-month trip, when we were leaving, at which point Guruji gave us a sheet of paper with a list of the postures, which were listed as Primary, Intermediate, Advanced A, and Advanced B.  At this point he told us to practice one series a day, and only once a day.  While we had been with him in Mysore, we had learned both Primary and Intermediate series in the first two months, and after that, he had had us practice both series, together, in entirety, twice a day.

Intermediate Series also contained fewer vinyasas back then.  There were no vinyasas between sides (in Pashasana, Krounchasana, Bharadvajasana, Ardha Matsyendrasana, Eka Pada Sirsasana, Parighasana, and Gomukhasana).  From Shalabhasana through Parsva Dhanurasana, the asanas were done in a group, with a vinyasa only at the end.  Ushtrasana through Kapotasana also were done all together, with a vinyasa only after Kapotasana.  The same went for Eka Pada Sirsasana through Yoganidrasana – there were no vinyasas until the Chakrasana after Yoganidrasana.

The Intermediate series, as Guruji taught it to us during that first trip, included Vrishchikasana after Karandavasana.  We were taught to hold Pincha Mayurasana for five breaths, bring the legs into lotus and lower down into Karandavasana, hold five breaths, inhale up, and then exhale right into Vrishchikasana for five breaths.  The series ended with Gomukhasana.  David asked for more, and so, per his request, Guruji added Supta Urdhva Pada Vajrasana as well as the seven headstands – Baddha Hasta Sirsasana A, B, C, and D were taught first, with Mukta Hasta Sirsasana A, B, and C following.  Guruji said these were from Fourth Series.

Backbends from both the floor (Urdhva Dhanurasana) and standing (“drop-backs”) were taught after Intermediate Series, as was the rest of the finishing sequence (Paschimottanasana, Salamba Sarvangasana, Halasana, Karnapidasana, Urdhva Padmasana, Pindasana, Matsyasana, Uttana Padasana, and Sirsasana). Up until this point, we had just been doing Yoga Mudrasana, Padmasana, and Tolasana at the end of our practice.

Guruji taught us Pranayama after we had learned the entire Intermediate Series (at the end of our third month in Mysore, about a month after learning all of Intermediate).

I think it was when Guruji came to teach on Maui in 1980 (in Paia) that he added in so many vinyasas, while teaching led classes.  When I asked him whether or not to do them in my own practice, as I had been practicing without – as he had taught me, he told me to add in the vinyasas to build my strength.  By that trip in 1980 there was still no Parivritta Trikonasana, Parivritta Parsvakonasana, Utkatasana, or Virabhadrasana in the practice.  (During another, later trip to the States, Guruji added in Parivritta Trikonasana and Parivritta Parsvakonasana. The next time he came back to Maui to teach, he saw us doing Parivritta Parsvakonasana, asked why we were doing it, and said that this was “crazy posture” and that we should take it out.  But the whole Maui crew loved it so much that he said we could leave it in.)  (Utkatasana and Virabhadrasana were perhaps added in at some point in the late 1980’s.)

Originally there were four series on the Ashtanga syllabus: Primary, Intermediate, Advanced A, and Advanced B.  A fifth series of sorts was the “Rishi series,” which Guruji said could be done once a practitioner had “mastered” these four.

11692545_10206113613174751_2100552031536640874_n

 (Foto: yo aprendiendo del Manju Jois)

Práctica durante los días flojos

Estándar
Muy buenas!!
En esta entrada os presento un extracto de la entrevista con el Maestro Manju Pattabhi Jois, el hijo mayor de Guruji Sri Patabhi Jois, que lleva enseñando el yoga durante 60 años y practicándola desde los 6 años. Responde a las preguntas como practicar estando enfermo, con la fiebre, durante del embarazo y periodo en caso de las mujeres. Muy interesante y auténtico!!
Q: If you are sick is it OK to practice?
Manju Jois: It depends on what kind of sick you have. If you have a headache you can still do it, if you have a stomachache, (it’s OK)..
Q: And a fever?
Manju Jois: High fever NO. If you have a stomach problem you still do it. Any other kind of fever… or cold, just take it easy. If you have cold don’t practice, the mucus is coming out, let it come out, don’t practice. Because they are all natural things. If your body produces more mucus it automatically discharges it. So people should not take any medication to stop it. And high fever, it is the pita, the body gets overheated and the body starts sweating so you don’t overheat it by practicng.
Q: And pregnant women? They can do after the third semester?
Manju Jois: After three months, yeah. And after they have the baby they can take a break for a month, then jump on the waggon.
Q: What about women having their period, what is it they can do and cannot do?
Manju Jois: We don’t advise them to practice yoga then, take the period off. Because this menstrual cycle you go through, if you mess with that then in the future they will have problems. So that’s why you have to take it easy. Be like an Indian women, they don’t do anything for three days. They don’t cook for three days, they don’t clean for three days, just watching soap opera…the husband comes home and has to do all the things when he comes home, “Nothing is made what happened“? “It’s My period“. ” Oh my god..”. Then he has to get in the Kitchen and start cooking. So that’s why we all know how to cook.
Y el vídeo de Manju hablando sobre Ashtanga yoga :

Horarios mayo 2017

Estándar

Lunes y Miércoles:

19.00 – 20.00 Hatha YOGA (nivel principiante, embarazadas, etc) ¡Formamos nuevo grupo!

20.00-21.00 Hatha YOGA y Meditación, todos los niveles

21.00-22.00 YOGA Dinámico, Vinyasa (nivel principiante-intermedio y avanzado)

Martes y Jueves:

08.00-09.30 – Ashtanga Vinyasa Yoga*

19.00-20.00 Yoga suave con enfoque terapéutico (principiantes, embarazadas, etc)

20.00-21.00 Yoga Dinámico (nivel principiante-intermedio-avanzado, elementos de Ashtanga Vinyasa)

21.00-22.00 Hatha Yoga (nivel principiante/intermedio)

Miércoles-Viernes:

08.30 – 09.30 Hatha Yoga (todos los niveles, apto para los principiantes y practicantes más experimentados)

10.00-11.00 Hatha Yoga super suave

Sábado:

11.00-12.00 PEQUE YOGA* – yoga para los más pequeños (a partir de 3 años)

Os esperamos con mucha alegría!!

16939305_10155065736501060_1002051981554798169_n

Yoga Makaranda de Krishnamacharya

Estándar

Krishnamacharya Primary poster Black and White

El Yoga Makaranda fue el primer libro de Sri  T.  Krishnamacharya (Guru de Sri K.  Pattabhi Jois)  escrito en 1932. Se cree que Krishnamacharya escribió este libro en  menos de una semana (algunos dicen que lo escribió en 4 días) y fue publicado por primera vez en lenguaje Kanada en 1934, siendo posteriormente traducido al tamil.

Sobre los orígenes de este texto, se sabe que Krishnamacharya después de su vuelta de los Himalayas, luego de pasar un periodo de siete años de instrucción con su Guru Rama Mohan Brahmachari, pasó algún tiempo en Varanasi. Curiosamente en esa fecha, cumplía sesenta años la madre del Maharaja de Mysore: Krishna Raja Wadiyar IV, residenciada en Varanasi, lo que llevó al Maharaja a esa ciudad donde se encontraría con Krishnamacharya. Entre los dos hombres surgió una gran amistad. Krishna Raja Wadiyar se convirtió en un importante alumno y benefactor de Krishnamacharya. De esta manera, Krishnamacharya empezó pronto a enseñar en el  templo Vishnu en Mysore junto al palacio Jaganmohan en el centro de la ciudad. Por pedido del Maharaja escribió algunos libros, siendo el primero de ellos el Yoga Makaranda, también escribió en ese período el Yoganjali y Yogasanalu. Krishnamacharya no era solamente el maestro de yoga del Maharaja sino también su amigo y consejero en asuntos políticos.

Screen Shot 2012-05-17 at 06.47.24

Según se sabe, este texto no se volvió a editar posteriormente. Hasta hace quizá un año, era prácticamente imposible conseguir una copia, muchos buscadores decían que la única copia disponible  se encontraba en Biblioteca del Palacio del Maharaja en Mysore. Hubo muchas polémicas sobre como conseguir un ejemplar de este texto.

Felizmente, el Yoga Makaranda fue liberado de forma gratuita al mundo por Lakshmi & Nandini Ranganathan y montado por primera vez en el blog de Grimmly07 en abril del 2011. Este Texto es considerado para muchos el Santo Grial, el “origen” del sistema vinyasa, por ser el primer texto escrito disponible (y accesible) sobre vinyasa krama (Siendo el paradero del Yoga Korunta desconocido, ya que el texto supuestamente fue destruido). No sólo es de gran importancia para los practicantes del Sistema Ashtanga Vinyasa, sino  también es fundamental para los practicantes de la mayoría de los estilos de yoga actual sucesores del Sistema Vinyasa Krama original. Al leerlo se puede observar la clara influencia que dejo este libro sobre nuestro amado Guruji, reflejándose posteriormente en su obra: Yoga Mala, el cual es sin duda el texto más importante para los practicantes de Ashtanga vinyasa Yoga.

A continuación les anexo una copia PDF de este maravilloso texto:

http://sadhakyoga.com/wp-content/uploads/2016/07/makaranda.pdf

3.Tiryangamukha Dakshinapada Pascimottanasana poster

 

My Dharma – the Documentary on Yoga

Estándar

Inspiration stories from world-renowned Yogis on how the practice of Yoga transformed their lives.

Featuring Aline Fernandes, Deepika Mehta, Hayley Cutler, Jessica Olie, Kino MacGregor, Laruga Glaser, Lisa Lottie, Liz Huntly, Roland Jensch, Meghan Currie and Radha Rajani.

Saludo al Sol para los más pequeños

Estándar

Hoy os quiero presentar este artículo, escrito por Yoga Adictos, sobre el tema muy actual para todos los padres: práctica de yoga para los más pequeños de la familia, y concretamente Saludo al Sol.

yYOatiUAgSk

Los niños son personalidades completas pero inexpresadas. Son las semillas dentro de las cuales el todo está contenido de una forma potencial. Vemos las misteriosas transformaciones de la vida alrededor y dentro de nosotros todos los días, sin embargo, todavía no entendemos el proceso. ¿Cómo podemos realmente ayudar a nuestros hijos a crecer si nosotros mismos no somos dueños de nuestras propias fuerzas vitales? Sólo un maestro jardinero sabe cuánta agua, fertilizante y poda necesita una planta. De la misma manera, si no somos maestros, entonces no debemos tratar de podar a nuestros hijos, para no cortar una parte esencial que puede no volver a crecer.

El Gurú es el maestro jardinero del cuerpo, la mente y el alma. Él sabe cómo guiar el crecimiento del niño a través de todas las etapas de desarrollo. Como una simple fórmula, los maestros espirituales desde tiempos ancestrales han prescrito Surya Namaskar junto con un simple Nadi Sodhana pranayama y gayatri mantra para los niños a partir de los 8 años. Así, el desarrollo integral de los niños se asegura desde una edad temprana.

SURYA NAMASKAR EN EL AULA

Hoy nuestros niños se sientan en aulas masificadas, todos muy juntos y adoptando malas posturas sobre sus pupitres, con las mentes cansadas de tanta actividad intelectual y extraescolar. Se entiende por educación cuando entramos en una institución con el fin de adquirir las habilidades intelectuales y la capacidad para un trabajo o profesión. Sin embargo, la educación real no es sólo para el cumplimiento de los compromisos externos, sociales y económicos, sino también para la comprensión interior y el crecimiento de la personalidad en todos los niveles -físico, mental y espiritual.

En los últimos tiempos existen movimientos por parte de los educadores para aumentar la profundidad y amplitud del sistema educativo. Estas personas quieren que el lado intuitivo y creativo de la personalidad y la mente de un niño se desarrollen con el fin de corregir los desequilibrios existentes que pueden ser la causa de muchos de nuestros problemas actuales en la vida.

Surya Namaskar, Nadi Sodhana pranayama y Gayatri mantra se puede utilizar para aprovechar este potencial y para desarrollar no sólo el intelecto, sino también la intuición. De esta manera se consigue el equilibrio.

Swami Yogabhakti Saraswati (Mlle M. Flack), fundadora de Satyanandashram París y antigua profesora en el C.E.S. Condorcet High School, ha hecho un extenso estudio del uso de Surya Namaskar en el aula para equilibrar los lados intelectual e intuitivo de los niños. Ella afirma: “En opinión de padres, niños y profesores por igual, la enseñanza de prácticas de yoga como Surya Namaskar a los niños ha sido un éxito en nuestra escuela. Muchos padres, que ya han observado un efecto estabilizador en sus hijos, han sugerido que estas prácticas deberían continuar en la escuela, la única cuestión planteada aquí era la de formar más maestros en estos métodos “.

Ya existen muchos maestros y directores de todo el mundo que han asumido este trabajo y han comenzado a introducir Surya Namaskar y otras prácticas de yoga relevantes en los sistemas escolares. En todas partes descubren que unos cuantos minutos de práctica antes de que comience la clase hacen que los niños estén más ansiosos de aprender, atentos, receptivos, sensibles y comunicativos. Surya Namaskar es un excelente método para manejar de manera constructiva la exuberante energía física que poseen los niños y canalizarla hacia la salud física y mental. Después de esta serie de asanas, los niños están mejor preparados para aprender la siguiente lección.

utthita trikonasana

EQUILIBRANDO LAS EMOCIONES

Es fácilmente apreciable la importancia de equilibrar las emociones de un niño en términos de su vida futura. Debemos tener esto en mente al examinar la función de Surya Namaskar en el establecimiento y mejora de su estabilidad mental y emocional.

A la edad de ocho años la glándula pineal comienza a calcificarse y decaer, de modo que a los doce o catorce años comienza la pubertad. En la glándula pineal se encuentran las hormonas pituitarias, que son responsables de la madurez sexual y que ayudan a prevenir de una pubertad precoz. Su decaimiento prematuro a menudo permite un desarrollo sexual demasiado rápido. A veces, más de las que nos esperamos, el aspecto físico, el desarrollo de nuevas sensaciones y deseos, etc. producen ciertos desequilibrios en los jóvenes. Una mente joven es incapaz de entender y lidiar con el rápido desarrollo de los nuevos sentimientos de una manera madura, resultando un trauma emocional y generando la llamada “crisis de identidad” tan frecuente en la adolescencia. También puede conducir a un grave desequilibrio hormonal y una variedad de enfermedades, tanto físicas como mentales.

Lo que tratamos de lograr a través de la práctica yóguica es el mantenimiento de la glándula pineal, retrasando así el desarrollo sexual durante algunos años. Cuando el desarrollo emocional se une al componente físico, la madurez física puede desarrollarse de una manera controlada, libre de los traumas emocionales que dejan cicatrices permanentes en el futuro.

Surya Namaskar combinado con Nadi Sodhana pranayama, Shambhavi mudra y Gayatri mantra es el antiguo método prescrito por los yoguis y rishis para frenar la degeneración pineal. Estas prácticas ayudan a mantener joven todo el área de ajna chakra que se asienta en la glándula pineal. Si esto se puede lograr, la vida será más llevadera. Cuando los niños no son capaces de equilibrar los aspectos mentales y físicos de su ser, ¿qué sucede? Si hay una excesiva energía mental, el niño se convierte en un soñador pero no puede expresarse en todo su ser. Por otro lado, el exceso de energía física lo convierte en un torbellino, difícil de manejar. Por lo tanto, el equilibrio de estos dos polos de nuestra existencia es esencial si queremos ayudar a nuestros hijos a convertirse en adultos sanos, equilibrados y maduros.

DESARROLLANDO UNA NUEVA “RAZA HUMANA”

Surya Namaskar es una práctica que permite que la formación de la personalidad humana tenga lugar desde la temprana edad de ocho años. Un niño que tenga la suerte de recibir este tipo de formación tendrá muchas ventajas sobre sus compañeros que han recibido la educación puramente intelectual que prevalece hoy. La educación yóguica cumple el criterio del gran fisiólogo y humanista Alexis Carrel: “El desarrollo de los jóvenes entre los seis y los dieciocho años de vida debe realizarse simultáneamente en los planos anatómico, funcional, orgánico, esquelético, muscular, fisiológico, intelectual y emocionales, pues en ninguna de estas esferas el desarrollo puede desarrollarse por separado, siendo las más importantes, los aspectos fisiológicos y emocionales, y la educación debe comenzar a partir de ahí; en primer lugar debe introducirse una disciplina psicofisiológica y al mismo tiempo deben inculcarse los principios que rigen las relaciones interhumanas”.

La declaración anterior señala la necesidad de introducir la formación yóguica básica (incluida la práctica de Surya Namaskar) a nuestra juventud con el fin de producir un despliegue controlado e integrado de las funciones psíquicas y físicas que desarrollarían una “nueva raza de seres humanos”. Citando las palabras del gran humanista y médico. Albert Schweitzer: “Debe haber un nuevo renacimiento mucho más profundo que el que nos sacó de la Edad Media, un gran renacimiento en el cual la humanidad encontrará que los valores éticos son los más altos estandartes y los valores más útiles. Esto liberará a la raza humana de la realidad insensata en la que está ahora vegetando”.

Fuente: http://yogaadictos.com/saludo-al-sol-para-ninos/ , FB: https://www.facebook.com/YogaAdictos/

 

¿El Yoga cuenta como cardio?

Estándar

10172808_669846466495360_3372367029908272407_n

El yoga ofrece algunos beneficios evidentes: reducción del estrés, flexibilidad muscular, una mayor sensación de bienestar e incluso para algunos la oportunidad de usar atuendos bonitos. Pero ¿cumple los requisitos de un ejercicio aeróbico?

La actividad aeróbica, caracterizada por una frecuencia cardiaca elevada y un aumento en el uso de oxígeno por parte del organismo, está ligada estrechamente a una mejor salud y una vida más larga; los lineamientos actuales recomiendan que la gente haga por lo menos 150 minutos de ejercicio aeróbico moderado a la semana. Sin embargo, pocas investigaciones han analizado si el yoga es un ejercicio que cumpla con estos lineamientos. Ahora dos nuevos estudios publicados en Complementary Therapies in Medicine indican que es posible que así sea, al menos si se hace con rapidez.

La práctica de yoga por lo general consiste en posturas corporales intercaladas o seguidas de ejercicios respiratorios y meditación. Los movimientos más famosos son parte del saludo al sol, una serie de posturas que incluyen la postura de perro mirando hacia abajo, entre otras. Por lo general, se hacen al principio de las clases y pueden ser uno de los segmentos más demandantes en términos físicos.

Aun así, de acuerdo con una revisión de investigaciones sobre yoga hecha en 2016, la energía que gastan quienes se mueven con lentitud durante los saludos al sol por lo general es similar a la exigida por una caminata a 5 kilómetros por hora (este fue el caso tanto del yoga estándar como de las poses usadas en el yoga caliente estilo bikram).

Los científicos del deporte en la Universidad de Miami se preguntaron si el yoga menos lánguido podría ser más benéfico en términos aeróbicos. Colocaron máscaras y sensores en 22 voluntarios adultos, hombres y mujeres, para medir el gasto energético y la actividad muscular y los hicieron completar tantos saludos al sol como les fuera posible durante ocho minutos mientras tomaban de tres a doce segundos para mantener la postura y fluir de una a otra (los sujetos ya habían practicado yoga antes).

No es de sorprender que hacer yoga más rápidamente requirió un mayor esfuerzo y provocó una mayor quema de calorías: cerca de 48 calorías en promedio durante las sesiones de ocho minutos, en contraste con 29 calorías de los saludos estándar. Sin embargo, los investigadores también querían saber si la mayor parte de este gasto sucedía entre una postura y otra o durante las mismas.

Los saludos al sol, en particular cuando se hicieron tres veces más rápido, funcionaron como un entrenamiento de intervalos intensos, dice Joseph Signorile, profesor de la Universidad de Miami y autor principal de los estudios. La transición de una postura a otra es similar a los arranques de alta velocidad, afirma, mientras que las posturas permiten una breve recuperación.

_MG_03984_2_YogaSturmanAfrica - copia

Ocho minutos de casi cualquier tipo de entrenamiento de intervalos de alta intensidad cumplen con los requisitos para considerarse ejercicio aeróbico.

Por supuesto, la mayoría de las clases de yoga no siguen la estructura de este experimento. Quienes buscan este tipo de esfuerzo físico deben buscar clases etiquetadas como power yoga, de acuerdo con Melanie Potiaumpai, quien dirigió ambos estudios como candidata al doctorado en el laboratorio del Dr. Signorile.

El Dr. Signorile reconoce todas las virtudes no aeróbicas del yoga. “No estamos diciendo que debes ignorar la parte de la meditación”, dice. La contemplación guiada del cuerpo y el ser brinda beneficios psicológicos significativos.

Sin embargo, la energía empleada para lograrlos es casi la misma que gastas tomando una siesta.

Artículo de NY Times: https://www.nytimes.com/es/2017/02/21/el-yoga-cuenta-como-cardio/?smid=fb-share-es

Fotos: primero es del autor desconocido, y segundo es de Robert Sturman

EL PARAMPARA EN EL ASHTANGA YOGA DEL KPJAYI

Estándar

Namaste!! Me gustaría compartir este maravilloso artículo acerca la tradición de Ashtanga Yoga, precisamente la importancia de estudiar con el Maestro. Útil para todos los practicantes de este método, ayuda resolver muchas dudas y responder a las preguntas. Y después – a la esterilla a practicar!!

1383868_661183957248272_2021364972_n

EL PARAMPARA EN EL ASHTANGA YOGA DEL KPJAYI
Por Mariela Cruz de Costa Rica.

Una de las tareas que mi maestro Sharath me encomendó fue la de educar a la gente y transmitirles que es el Ashtanga Yoga del KPJAYI en Mysore, India. El esfuerzo de casi quince años en este camino me ha permitido ver muchas cosas. Se que hay mucha gente enseñando el Ashtanga sin haber puesto un pie en India y también se de gente que ha ido una vez y abren clases Mysore en sus estudios. La aclaración es importante dada la popularidad de este método, su eficacia y la importancia de preservarlo intacto.

A través de Namasté, mi estudio en Costa Rica, de mis viajes por el mundo para enseñar y ahora también a través de Ashtanga Magazine, un esfuerzo virtual conjunto con una querida estudiante, Gabriela Díaz Musmanni y ahora Guillermina Watkins, también con EKAM en Guatemala y María Enríquez, aspiramos todos a educar a los practicantes y difundir el método del KPJAYI para así crear una cultura del Ashtanga Yoga en Centro y Latinoamérica e iluminar sobre tanta confusión que ha habido y hay sobre el método, sus creadores y el Parampara o Linaje (la transmisión de maestro a discípulo).

Me preguntan cómo puede uno llegar a ser maestro en esta tradición. La única respuesta es yendo a Mysore, India. El KPJAYI ofrece en estos momentos clases para todos los niveles, incluso principiantes de cero. Saraswati y Sharath hacen una labor titánica sosteniendo el legado de su padre y abuelo, Sri K. Pattabhi Jois. Guruji enseñó por casi 70 años ininterrumpidamente y su legado es monumental.

Para formarse como maestros en este linaje el primer paso es construir una práctica personal. Para ello, es importante aprender la Primera Serie de maestros que hayan tenido contacto con la fuente. Una vez aprendida la Serie, el siguiente paso es planear el primer viaje a India. Este primer viaje tiene mucho significado e innumerables obstáculos tratarán de evitar que suceda. El camino en Ashtanga es todo, no sólo la práctica en el mat. A aquellos que franqueen estos primeros intentos y salgan airosos, en Mysore los espera una escuela seria, dirigida por un maestro joven en años pero con más de 20 años de experiencia en su práctica personal y muchos otros enseñando.

El primer viaje está cargado de emoción y expectativas. Ahí uno aprende sobre el otro lado del mundo, una cultura nueva. Comida, transporte, gente. India reta nuestros conceptos occidentales y también nos pone continuamente en lugares incómodos. La primera vez es de esperarse diarrea, vómitos y fiebre. El agua no es muy amigable. Sin embargo, una vez franqueados estos pequeños obstáculos nuestra práctica empieza a brillar. Primera enseñanza: soltar y confiar.

La primera vez en el shala probablemente no nos alcen ni a ver. Tampoco sabrán nuestro nombre. Recibiremos ajustes entre cientos de practicantes y hay poca atención personal. Uno va allá a sentir el fuego de la fuente más que a destacar en el mat. Somos un cuerpo anónimo entre muchos y esa es la segunda enseñanza: humildad.

Si somos lo suficientemente tenaces, sobreviviremos ese primer mes de práctica diaria. Se aconseja cultivarla por lo menos un año antes de embarcarse en la aventura para evitar lesiones ya que el Ashtanga practicado correctamente es una sanación a todo nivel. Practicado fuera del Paramapara o linaje es más arriesgado y por eso la mala fama que tiene de ser un yoga muy intenso y difícil.

Sí, es un yoga intenso y difícil. Sí, es posible que el cuerpo nos duela. Si, nos pide levantarnos muy temprano e ir a los lugares incómodos dentro de nosotros. Pero NADA se compara a lo que nos da de vuelta.

Si decidimos regresar a Mysore, los siguientes viajes serán un misterio. Sharath se cuida mucho actualmente de a quién da su bendición para enseñar. No hay nada escrito y tenemos que estar dispuestos a confiar plenamente en su criterio. Más que un papel, el KPJAYI y su maestro ofrecen una transformación radical de vida. Ofrecen una vida nueva. Una mente y cuerpo nuevos. Todo cambia para bien.

En sólo la primera serie, los obstáculos de Marichyasana D, Bujapidasana, Kurmasana, Supta Kurmasana y Garbha Pindasana mantienen a muchos practicantes ocupados por años. No son las posturas sino los nudos psíquicos y físicos que hemos cargado por años y a veces vidas los que empiezan a salir. Nos duelen partes específicas del cuerpo donde hemos cargado tensión y dolor y todo tiene un significado más profundo.

Franqueada la primera serie, tal vez sintamos por dentro el gusanillo de enseñar. De compartir un poco de todo lo que hemos recibido. De ir más profundo. Ya aquí depende del Maestro y lo único que podemos hacer es seguir yendo a Mysore ojalá anualmente. Si Sharath se fija en nosotros y nos ofrece su bendición, hay tres tipos:

1. Autorización 1: la recibe aquel estudiante que ha completado la Primera Serie en Mysore. Se recibe después de unos cuatro viajes a Mysore de tres meses cada uno.

2. Autorización 2: la recibe aquel que ha completado Primera y Segunda Series en Mysore. Se recibe después de unos ocho viajes a Mysore.

3. Certificación: la recibe aquel maestro o maestra que ha terminado la Tercera Serie y además, cuenta con una relación de profundo respeto y confianza con Sharath. Se recibe después de doce o más viajes a la fuente.

El camino es estrecho, los obstáculos muchos. Lo que nos espera al otro lado es TODO lo que anhelamos. Sin embargo, el Ashtanga Yoga no es para todos. Es para todas las edades, para todas las condiciones. Pero no es para la gente perezosa, decía Guruji.

Agradezco a todos aquellos que me han impulsado en mi viaje personal a través de sus muestras de apoyo y cariño, entre ellos por supuesto mi familia, mis queridos hijos, mis padres y aquellos estudiantes devotos y serios que he topado en el camino. Sin su apoyo no hubiera tomado el avión doce veces para cruzar el mundo, pero sobre todo, no hubiera podido atravesar el miedo que me tenía atrapada.

El Ashtanga Yoga, correctamente enseñado como método de sanación para el ser humano y transmitido con la bendición de sus creadores, es un tesoro para todos. Ojalá mucha más gente pueda recibir todas sus bendiciones.

Nos pide mucho…pero ALL is coming.

Namasté,
Mariela.

A %d blogueros les gusta esto: