Yoga para embarazadas

Si antes del embarazo nunca has echo yoga, no es la razón de no empezar esta práctica maravillosa ahora. Simplemente asegúrate que tu profesor está calificado con el título de instructor de Yoga, por ejemplo homologado por Alianza europea de Yoga, tiene formación de como dar las clases para las mujeres embarazadas y tiene práctica dando estas clases. Es obligatorio que avises a tu profesor del embarazo (especialmente en primeros meses cuando no se nota visualmente), en síntomas que tienes y siempre lo mantengas informado en como tu te encuentras (por lo menos yo lo requiero en mis clases, de esta manera puedo diseñar mejor la rutina para la clase). Recuerde, que para cada trimestre hay posturas especificas (algunas se podrá hacer durante todos nueve meses del embarazo, algunas solamente durante el primer mes, y algunas habrá que eliminar por completo para todo este tiempo).
En el primer trimestre, en caso que todo vaya bien y no tengas molestias, se puede seguir con la rutina general de siempre. Vienen muy bien posturas de pie, posturas para abrir las caderas, posturas de estiramiento de la columna vertebral. Hay que excluir las posturas abdominales, como por ejemplo Chaturanga Dandasana (la planca), Paripurna Navasana (el barco), Ardha Navasana (medio barco). También hay que evitar las torsiones cerradas como Parivritta Trikonosana (postura de triangulo de pie con torsión), Parivritta Ardha Chandrasana (postura de media luna con torsión) etc. Pero las torsiones abiertas si que son recomendables (si se hacen con mucho cuidado, sin forzar), ya que ellos ayudan a abrir la caja torácica y quitar la tensión del diafragma.
Al crecer el feto, se irá aumentando la tensión en la zona del diafragma y los órganos de digestión, por eso es importante cambiar el enfoque en siguientes dos trimestres. Se hace más enfoque en las extensiones pasivas, incluso con el apoyo alto (se utilizan bolsters, mantas o pelotas grandes en este caso). Se recomiendan más posturas sentadas y supinas. Y nunca con el apoyo de la zona abdominal. Las posturas de pie también son bastante recomendables, ya que mejoran el equilibrio, fortalecen las piernas y caderas. Pero se combinan mucho con las posturas sentadas y tumbadas. Se presta más atención a práctica de pranayama (respiración controlada) y relajación.
Durante el tercer trimestre se puede empezar realizar las posturas con el apoyo: bloques, sillas, paredes. Lo más importante en ésta etapa es crear el espacio para el bebé. Se recomienda concentrarse más en las respiraciones, estiramientos suaves, apertura de las caderas y relajación. Todo esto servirá como una gran ayuda durante el parto.
Y por último, no he mencionado las posturas invertidas: se recomienda hacerlas durante todo el embarazo (menos el arado, Halasana), pero si tu te encuentras más o tienes miedo de elevar la pelvis a vertical, utiliza el bolster para ponerlo por debajo de la zona pelvica, deja las piernas completamente verticales y apoya  los pies en la pared. Si te apetece puedes mantener las piernas separadas. Las inversiones son necesarias ya que ayudan a eliminar exceso de liquido del cuerpo, descargar las piernas, prevenir los varices y sedar el sistema nervioso.
Si te quedas con más preguntas, no dudes en contactarme o venir directamente a mis clases tanto de Yoga como de Pilates, ya que ambos vienen bien para embarazadas!
¡Un saludo!
yoga embarazo cáceres

Yoga y el embarazo

Embarazo es un periodo muy bonito y único en la vida de cada mujer. Y la práctica de Yoga o Pilates puede hacer esta temporada incluso más bonita, rica en sensaciones y descubrimientos, y también más fácil de vivir la físicamente. En nuestras clases animamos a las mujeres a practicar Yoga en esta etapa de su vida, incluso venir a clases con su pareja! Mostramos qué asanas se puede practicar sin riesgo bajo el control del profesor, y que les proporcionarán un mejor estado de salud durante el embarazo y el parto, así como después del mismo.

Las asanas que proponemos en clases para las mujeres embarazadas son sencillas de realizar, y no son complicadas ni en ningún modo peligrosas. Están diseñadas para mantener sana a la madre encinta, a fin de que pueda evitar las habituales señales de alarma como vómitos, náuseas matutinas, estreñimiento, hinchazón, dolor de cabeza, toxemia y demás. Facilitan la digestión, la circulación y la respiración. Las clases están diseñadas principalmente para combatir la fatiga y la tensión nerviosa, y para eliminar toxinas, a fin de mantener un estado mental y físico más saludable y alegre.

Por otra parte, escogemos las asanas cuidadosamente para asegurar al feto el máximo espacio en el útero, para que se pueda mover y crecer sin problemas. Todo esto ayudará tener el parto más natural y fácil.

Se puede practicar las asanas durante los 9 meses, incluso hasta el noveno mes. La practica será un poco distinta en cada trimestre, siempre con el enfoque a la apertura interior, fortalecimiento de la musculatura principal y para que la futura mamá se encuentre muy cómoda y alegre.

Como nuestras clases son muy reducidas, hay tiempo para hacer caso a cada persona y proponer las modificaciones o variaciones de las posturas cada vez que haga falta. Utilizamos los cinturones de yoga, los bloques, pelota gigante y mediana, los bolsters y la silla en caso de necesidad. Cada clase incluye ejercicios respiratorios y relajación, que son muy importantes para la futura mamá. Además,¡ para relajación te bañaremos en el sonido curativo de los cuencos tibetanos!

Si te quedas con más dudas, aquí estamos para solucionarlos para tí!!!

Un saludo!

yoga y el embarazo

A %d blogueros les gusta esto: