Tan solo un cuarto de hora al día…

Busca el tiempo para las meditaciones diarias, el rezo, el escuchar al silencio, – lo que está más cercano para ti. Se puede empezar ahora mismo, en este mismo momento. Un cuarto de hora por la mañana y un cuarto de hora por la tarde pueden cambiar tu vida completamente. Entrena tu cuerpo: la mente no es capaz percibir plenamente la nueva información si el cuerpo está agotado. Si no estas haciendo el ejercicio regular, llena este hueco de tu vida. Empieza con el ejercicio de tan solo veinte minutos diarios durante próximos 24 horas. Tan solo 20 minutos del ejercicio regular al día pueden cambiar tu vida.

Donald Walsh

A %d blogueros les gusta esto: