La columna vertebral

Cuando se habla de Yoga acerca de la salud física, se le da una gran importancia al estado de la columna vertebral. La espina dorsal tiene una influencia decisiva no sólo sobre el cuerpo, sino también sobre la mente. Esto es de fácil comprobación, sobre todo por quién sufra dolores de la columna vertebral. Estas molestias pueden estar provocadas por distintas causas como: artrosis, artritis, desviaciones de la espina dorsal, malas posturas adoptadas al pasar mucho tiempo sentados o de pie (de forma estática), etc.

Image

Cuando por cualquier motivo, ya sea de los mencionados o por algún otro, se produce una sensación de dolor continuado sobre la columna vertebral, el individuo así afectado, ve disminuir sus posibilidades físicas, lo cual provoca sensación de inseguridad mental. Esta interacción entre el cuerpo y la mente podemos constatarla con el siguiente ejemplo. Pongamos que un individuo X, debido a una desviación de columna y dejándose llevar por la sensación de dolor que a veces le provoca, deja cualquiera de las actividades físicas que estaba realizando. Al cesar en una actividad corporal debido a una serie de molestias, la mente se ve alterada en un sentido negativo, por una sensación de incapacidad física. En primer término existe un problema físico, que crea una especie de barrera en la mente. Después de un lapso de tiempo, el pensamiento, se desarrolla en base a una falta de función relativa en el cuerpo. Esta interacción, en este caso, es una especie de círculo vicioso, en el cual primero es el cuerpo que no puede realizar una acción y luego es la mente quién no deja que el individuo se desarrolle en la forma que lo desea.

Image

Para tratar de poner remedios a estos males, en Yoga existen una serie de posturas, que al realizarse con un esfuerzo moderado, no crean ninguna clase de dolor y permiten a quién las practica, una vuelta hacia el bienestar psicofísico. Estas posturas devuelven el tono muscular, mantienen la elasticidad en todo el cuerpo, corrigen la columna vertebral (en los casos en que esto sea posible), tonifican el sistema nervioso y trabajan también las glándulas de secreción interna y los órganos internos.

Cuando en Yoga se estudia sobre la parte física del ser humano, se explica que el cuerpo debe servir como un vehículo hacia la perfección del individuo. La base para esta perfección y salud a partir del cuerpo, es como explicábamos la semana anterior, el trabajo que las diferentes posturas de Yoga realizan sobre todas las partes físicas, pero sobre todo en la columna vertebral. Las diferentes posturas que se adoptan con el cuerpo, hacen que la espina dorsal tenga estiramientos posteriores, anteriores, laterales y movimientos de torsión. Todos estos ejercicios efectuados con un esfuerzo moderado, devuelven la elasticidad en la columna y a través de ella se produce una sensación de salud a todo el cuerpo.

Image

En este camino hacia la perfección el paso siguiente es el relax. Cuando una persona, utilizando el poder de concentración mental, consigue relajar todas y cada una de las partes de su componente físico, comienza un viaje hacia su interior, durante el mismo, va descubriendo que una vez relajado el cuerpo, la mente quiere más. Esta búsqueda de una sensación de descanso más profundo, nos acerca hacia el relax mental, que podríamos traducir como una sensación interior de tranquilidad y armonía. Esta es una de las formas de combatir tensiones diarias y la prisa excesiva que se vive en la actualidad. Es (el estado de relax mental), como encontrar un lago de aguas en calma en medio de una tempestad.

(Escrito por Carlos Miguel Perez, presidente presidente de la Asociación Iberoamericana de Yoga y de la Alianza Europea de Yoga y representante en España de la UNIÓN MUNDIAL DE YOGA)

Adho Mukha Svanasana – Perro boca abajo

adho-mukha-svanasana

ADHO MUKHA:  con la cara hacia abajo

SVANA: perro

Posición: El perro con la cara hacia abajo

Esta hermosa asana es una de las mas realizadas en todas las aulas de yoga. Desde un principiante hasta un practicante avanzado goza al realizar esta asana llena de beneficios. Nunca terminamos de encontrar en ella más y más detalles que la enriquecen y la vuelven novedosa cada día.

Sus beneficios evidentes son:

Desarrolla flexibilidad y fuerza en hombros y brazos.

Estira la columna.

Ayuda a flexibilizar los tendones de la corva y las pantorrillas.

A nivel del sistema nervioso, ayuda a relajar, ya que oxigena el cerebro evitando la fatiga.

Es una excelente alternativa para aquellos practicantes que no pueden realizarsirsasana (parados sobre la cabeza), ya que al estar la cabeza más abajo que las caderas, esta recibe sangre saludable, sin generar esfuerzo al corazón, y tampoco se están comprimiendo los discos vertebrales, ambos motivos por los cuales algunas personas no puedan realizar otras asanas de inversión.

Sería contraindicado realizar este asana cuando:

Los tendones de la corva están dañados (desgarros por ejemplo).

Problemas en las muñecas.

Daños en los discos de la columna.

En todos estos casos sería recomendable consultar con algún experto en yoga terapeútico que oriente buscando una variante para el asana.

Gracias a sus cuatro puntos de apoyo (brazos y piernas) adho mukha svanasana,es un asana muy estable y permanecer en ella por algunos minutos proporciona paz y energía.  Hay que aprender a conocerla, ya que en un principio su práctica puede generar tensión en hombros y brazos. Con el tiempo y constancia en la práctica, los brazos se fortalecen y se aprende a distribuir el peso del cuerpo, es en ese momento cuando empiezas a sentir gran alegría con la adho mukha svanasana.

 

302808_501639679869368_543131641_n 308590_241034112612888_148896668493300_630671_2121145598_n

 

Paso a Paso

1. Apóyese en el suelo, sobre sus manos y rodillas en una superficie no deslizante. Sitúe sus rodillas directamente debajo de sus caderas y sus manos un poco más allá de sus hombros bien extendidos en el suelo, de manera que los dedos formen una buena base, asegurando firmeza y estabilidad.

2. Doblando los dedos de los pies y apoyándose en ellos, exhale y levante sus rodillas del suelo, apoyando todo su peso en las manos y la parte delantera de los pies, ya que sus talones estarán un poco levantados. Levante las caderas, haciendo que su cóccix y nalgas se eleven en dirección del techo o el cielo.

3. Exhalando, presione la parte alta de sus muslos hacia atrás, estirando bien las piernas, llevando sus talones al suelo, procurando hacerlo con cuidado, para no lesionar sus tendones de Aquiles.

4. Asegurando sus manos contra el suelo, estire los brazos desde las muñecas hasta los hombros. Mueva su cabeza entre los hombros, haciendo que la barbilla toque el pecho, para que no quede colgando. Entonces empuje los hombros hacia las rodillas, de manera que la parte superior de la espalda y los brazos conformen una línea recta.

5.Es recomendable mantener la postura entre 1 y 3 minutos, respirando profunda y suavemente. Al abandonarla, exhale, doble sus rodillas con suavidad y lentitud, llévelas al suelo y asuma La Postura del Niño o Balasana, descanse y póngase de pie lentamente.

Detalles Técnicos 

Debe dar prioridad en lo posible al alargamiento y fortalecimiento de la columna, más que al estiramiento de las piernas.
Las caderas tienen que levantarse con firmeza para que la postura resulte cómoda. Después, los hombros pueden estar separados y relajados.
Cierre los ojos y respire profunda y lentamente, expandiendo el pecho al máximo.
Haga 5 ó 10 respiraciones completas para empezar.

Concentración

Durante la fase dinámica enfoque la atención en ejecutar correctamente los detalles técnicos.
En la fase estática, observe la respiración y la acción de la postura sobre toda la espalda.

Consejos para Principiantes

Si usted tiene dificultad en relajar y abrir sus hombros en esta asana, puede trabajar la media postura. Coloque las manos sobre un apoyo, puede ser la pared o una silla, al nivel de las caderas. Las piernas deben quedar paralelas al suelo. Estire la espalda, primero con las rodillas flexionadas; después, manteniendo la columna paralela al suelo, estire las piernas con suavidad. Si las manos están apoyadas contra la pared, verifique que estén paralelas, guardando la misma distancia que los hombros, y empuje hacia adelante. Los codos deben quedar estirados.

¡Aquí tenéis la postura del águila!

postura de la águila

Imagen

Yoga en casa.

¡Aquí os dejo la secuencia de Yoga para hacer en casa durante este puente tan largo!

A %d blogueros les gusta esto: