Pragya yoga – ejercicios para una vida sana y feliz

PRAGYA YOGA – EJERCICIOS PARA UNA VIDA SANA Y FELIZ
Sesión creada por Shri Ram Sharma Acharya

Los sabios de la India –los Rishis-, han guiado formas prácticas para llevar a cabo una vida con propósito. Una vida cuando se vive según la voluntad del Creador, se convierte en una vida unida con el yoga.

Breve descripción del PRAGYA YOGA

1. Tadasana: Párese derecho. Inhale y eleve los brazos y al mismo tiempo que se pone en puntillas. Estire su cuerpo entero para arriba. Permanezca con respiración normal.
* Beneficiosa para aliviar problemas del corazón y circulatorios o trastornos en la sangre.
2. Padhastasana: Desde la posición anterior. Exhale e inclínese hacia adelante manteniendo las rodillas rectas, lleve la cabeza a las rodillas y trate de tocar el suelo. Respire normalmente.
* Beneficiosa para eliminar problemas gástricos e inducir la fuerza vital en Ida, Pingala y Sushumna Nadis
3. Vajrasana: Ahora lentamente doble las rodillas y siéntese sobre los talones. Mantenga la columna erguida y deje las manos sobre las rodillas. Respire normalmente.
* Beneficiosa para la digestión y curar problemas gástricos, estreñimiento y mantener la luz del estómago.
4. Ustrasana: Desde la posición de vajrasana, separe las piernas ligeramente; inhale e inclínese hacia atrás para alcanzar los talones, ahora eleve la pelvis e incline la cabeza hacia atrás. Respire normalmente.
* Beneficiosa para fortalecer el corazón y flexibilizar la columna vertebral. También favorece a Ida, Pingla y Sushumna.
5. Yoga Mudra: Desde la posición de Ustrasana, siéntese en vajrasana entrelace los dedos detrás de la espalda; ahora inclínese hacia adelante hasta apoyar la cabeza en el piso y estire los brazos mientras exhala.
* Beneficiosa para eliminar problemas gástricos severos, fortalecer el sistema digestivo y aumentar el apetito.
6. Ardha Tadasana: Ahora relaje sus manos y vuelva a la posición de vajrasana. Mientras inhala eleve los brazos con las palmas juntas y mire hacia las manos. Estire el cuerpo entero hacia arriba. Tiene los mismos beneficios que tadasana.
7. Sasankasana: Desde la posición anterior, exhale e inclínese hacia adelante hasta tocar la cabeza en el suelo manteniendo los brazos completamente estirados.
* Beneficiosa para curar problemas de estómago y aumentar la flexibilidad de la columna vertebral.
8. Bhujangasana: Desde sasankasana, deslícese hasta quedar tendido sobre el estomago, mientras inhala presione con las manos y eleve el torso; mire hacia arriba.
* Beneficiosa para abrir el corazón y la columna vertebral. También cura problemas gástricos.
9. Tiryak bhujangasana: Ahora desde la posición anterior gire la cabeza lentamente hacia la izquierda y luego poco a poco a la derecha.
* Beneficiosa para aumentar la flexibilidad de la cintura.
10. Lleve la cola hacia los talones y vuelva a sasankasana.
11. Desde sasankasana eleve el torso y los brazos y asuma otra vez ardha tadasana.
12. Utkatasana: Desde la postura anterior, apoye la punta de los dedos de los pies y siéntese sobre los talones. Manos al pecho. Manténgase erguido y respirando normalmente.
* Beneficiosa para fortalecer las pantorrillas y mejorar el equilibrio del cuerpo.
13. Apoye las manos y estire las piernas hasta llegar a Padahastasana.
14. Ahora con una inhalación yérgase con los brazos hacia arriba y asuma tadasana.
15. Desde esta posición, forme puños y tire las manos hacia abajo con energía como si estaría bajando algún objeto pesado. Mientras hace este gesto cante “OM”. Vuelva a la Posición Original y repita todo el ciclo tantas veces como desee.

Fuente en Internet:
http://www.holyyoga.org/projects/your-attention-please/project123created

pragya yoga

Yoga para la espalda sana!!

Encontré este vídeo en internet y me ha encantado, así que lo comparto con vosotr@s!! La voz y la explicación de las posturas, toda la secuencia y el ambiente son muy buenos, justo lo que se necesita para la práctica individual!!

Alineación corporal en Pilates

El cuerpo humano es una estructura compuesta de partes relacionadas y dependientes entre sí. Su armazón básico consta de huesos, cartílagos, ligamentos, tendones y músculos. Es flexible y dinámico, y se halla sujeto a leyes mecánicas. El punto fundamental de la estructura humana son las articulaciones; y su integridad determina la buena forma estructural.

Cuando las articulaciones están rígidas, debemos aflojarlas; donde hay falta de movimiento, debemos alentarlo; donde las piezas están comprimidas, debemos estirarlas; donde son demasiado largas, debemos acortarlas. Sólo entonces, cuando la estructura humana esté «liberada» y equilibrada en todas sus articulaciones, podremos considerarla estructural y mecánicamente en forma.

La estructura es un mecanismo

Las articulaciones del cuerpo están constantemente actuando de forma recíproca. De un modo u otro, cada una de ellas depende de todas las demás, y en conjunto funcionan como un mecanismo único. Por ejemplo, el sencillo gesto de volver la cabeza, pone sutilmente en movimiento a toda la columna. Incluso la respiración provoca un movimiento ondulatorio de la columna vertebral que afecta a todas sus articulaciones. Al estar de pie o al andar, las articulaciones de los pies interactúan con las que conectan el cuello y la cabeza. Por lo general, no nos damos cuenta de esta sutil interacción, de este ajuste fino entre las diversas partes del cuerpo, pero lo cierto es que tiene lugar en todo momento.
El cuerpo no es capaz de ajustarse fácil y económicamente si alguna articulación está rígida, anquilosada o desequilibrada. La rigidez de las caderas, por ejemplo, provoca un desajuste entre la pelvis y la columna que a su vez causa tensión en la columna. Las tensiones de los pies pueden dar lugar a desajustes y tensión en la pelvis. La rigidez de los hombros es causa de tensión en la caja torácica y parte superior de la espalda.

Sin embargo, podemos «reajustar» el cuerpo a fin de mejorar su mecánica, su estructura y su capacidad de autorregulación.

La amplitud estructural requiere tres condiciones:

1) Todos los «espacios» articulares deben sufrir una compresión mínima en condiciones normales, es decir, el cuerpo debe tener la capacidad de estirarse completamente.
2) Todas las articulaciones deben disponer de su plena amplitud natural de movimiento.
3) Las tensiones musculares naturales en torno a toda articulación deben estar más o menos compensadas a fin de mantener centrado su peso. Si despojáramos al esqueleto de todos los músculos, ligamentos y tejidos blandos, dejando nada más que los huesos, éstos encajarían perfectamente. El cuerpo está natural y mecánicamente diseñado para autoajustarse con un mínimo de tensión, rozamiento y resistencia entre sus partes. Son los músculos lo que los deforman, inhiben y agarrotan la estructura.

alineación en pilates

¿Espalda cargada? – ¡¡Aquí tienes el alivio!!

Aquí os dejo la secuencia de posturas para rehabilitar la columna vertebral y la musculatura de todo el cuerpo después de las horas en posición sentada o incomoda …¡No olvidamos el relax a final de la sesión!¡Namaste!

yoga después de la oficina

A %d blogueros les gusta esto: