Clases de prueba

Estándar
Buenos días!
Me gustaría tratar el tema de clases de prueba, ya que cuando no conocemos ni el lugar donde se imparten las clases, ni al profesor, nos parece difícil tomar una decisión de apuntarse al curso sin probar la actividad.
Manju Lois
Surgen preguntas, ¿porque no puedo ver la clase?, ¿porque hay que pagar la clase de prueba si no sé si me va a gustar o no?, ¿porque me es recomendable hacer un mes de prueba?
En este artículo intentaré aclarar mi visión sobre estas preguntas tras más de 15 años de mi práctica personal de alumna y nueve años de profesora, sin pretender a que mi visión sea la única correcta, – cada un@ elije su forma de organizar el proceso educativo y relaciones dentro de este proceso.
Primero, ¿porque ver una clase (o parte de esta clase) no es igual a probar una clase? – Igual a cualquier otra actividad, se puede experimentar  las sensaciones solamente haciendo lo sea pasear, correr, bailar, nadar o comer…Porque no se nos ocurre ir al restaurante y ver como la gente está comiendo para poder formar la opinión si está rica la comida o no? Hasta que no probaremos el sabor de esta comida, no sabremos si nos gusta y como nos hace sentir después, por mucho que alguien nos cuente su experiencia, ¿verdad? Igual con el yoga, las sensaciones que experimentamos en la esterilla cuando nos miramos hacía nuestro interior, buscamos unas u otras posturas, nos ponemos en las inversiones, meditamos y nos relajamos con el sonido de los cuencos o el gong, son incomparables a cualquiera observación de la otra gente haciéndolo!!
La respiración controlada, relajación, las posturas (asanas) tienen un efecto muy profundo a nuestro sistema nervioso, endocrino, músculo-esquelético, psíquico – lo que produce sensaciones muy interesantes y siempre diferente en nuestro cuerpo. Y no se puede saber el efecto que tendremos hasta que nos pongamos a hacer esta actividad, desde el primer momento de la clase hasta el último, desde el saludo a si mismo y al espacio hasta el agradecimiento final que muchas veces nos provoca la piel de gallina, desde la toma de conciencia de la respiración y paso por todo tipo de posturas hasta la relajación final…Por eso cuando me pedís “solo ver un rato para decidir si os viene bien o no”, os pido confiar en mi experiencia y conocimiento y atreverse probar con las sensaciones y no con el juicio mental ))), es decir, ponerse a la esterilla y dejarse fluir durante una hora. Ya vuestro estado después de la clase os indicará si es lo que estáis buscando o necesitáis otra cosa…Pero un trozo tirado del proceso entero permitirá ver solamente este trozo, nada más…como no podemos formar opinión de un vestido por ver solamente su manga y sin tocar su tela, sin verlo entero, sin verlo puesto, lo mismo pasa en una clase…Y yo lo sé por mi experiencia de equivocaciones cuando yo iba de alumna y me permitían ver solo un rato, luego alguna vez resultaba que en este rato el profe ha mostrado lo mejor que podía y yo al apuntarme al curso de un año nunca he vuelto a ver esto lo que vi en aquel momento de una clas. Y también a veces después de los primeros momentos de alguna nueva clase me sentía incómoda, me molestaba algo, me parecía raro, pero al terminar la clase y hacer el primer mes yo entendía que estoy en el lugar más adecuado y más correcto para mi que se puede encontrar!! Así que hay que dar se tiempo, y mejor probar un plato entero y no el trozo que caerá…)))
14331544_10210198972556483_2004630869_n
Segundo, otro lado del mismo asunto de observar la clase…Me permito la pregunta personal: ¿Os gusta que os observen cuando hacéis alguna actividad personal? ¿Os gusta que otra gente os ven en el despacho de dentista, despacho de psicólogo, durante los momentos de estar con nosotros mismos? Claro, si estamos actuando en el escenario o hacemos actividad que nos lleva a actuar, como danza, teatro, competición deportiva, nos viene incluso bien que nos observe la persona desconocida, así podemos trabajar nuestra ansiedad a la hora de presentar nuestro trabajo en el público. Pero el yoga es otro tipo de actividad, es muy individual, muy interiorizada, y los procesos más importantes no se ven en el superficie y en las posturas, estos procesos están dentro de cada uno, y realmente no a cada persona le gusta ser observada durante este encuentro con sigo misma…Incluso yo intento mirar a mis alumn@s de forma que no interfiera a su espacio personal, buscando el equilibrio entre estar atenta para cualquiera corrección y dejándolos en su espacio. Como me dijo una persona que llamó para las clases, que esto es discutible y tal, bueno, yo en mi Espacio creo el ambiente de respeto y apertura, donde se quitan las máscaras, donde se puede reír y llorar de corazón, y creo que a poca gente les guste estar observados en estos momentos…¿Porque no experimentar estas sensaciones en la esterilla de yoga directamente? )))
Tercero, cada sesión de yoga que imparto se plantea exclusivamente para la gente que está en la clase, por eso conmigo no vais a ver dos clases iguales. Es decir al ver la clase sólo se verá la forma superficial, y al probarla será totalmente otra experiencia ya que se enfocará también en vosotros, en lo que yo percibo de vosotros…Nadie se queda desapercibido en la clase, se crea un campo común energético que nos permite desarrollarnos a todos mucho más intenso en este espacio, nos permite crecer, investigar, aprender…Y viendo todo este proceso desde fuera no aporta nada, ya que no se trata de una exposición, jeje…
Cuarto, siempre recomiendo hacer un mes de prueba. Explico el porqué: cada día somos diferentes, algún día venimos a la clase más felices y abiertos, con lo cual tenemos más agilidad y “vuelo” en las vinyasas, y hay días cuando tenemos problemas en el trabajo, en la familia, estamos más nerviosos, con lo cual nuestro cuerpo también reacciona siendo más bloqueado y tenso. Las mujeres también muchas veces están afectadas por el ciclo natural, cambios emocionales y hormonales…Así que mejor dejar un mes para que se pueda ver como es la dinámica verdadera de la clase, como es nuestra progresión, permitir que nuestro cuerpo se adapte a nueva actividad, ver desarrollo de varias clases para formar ya la opinión si seguir allí o no. Lo mismo digo sobre cualquiera actividad, sea yoga, danza, o clases de inglés…
yogart cáceres
Quinto: abonar o no abonar la clase. En este asunto cada profesor tiene su visión, y yo misma tengo distintas puntas de vista..Para practicar yoga nos gustaría venir al espacio acogedor, con poca gente y atención personalizada, nos gustaría que nos imparte clases un profesional debidamente formado y con mucha experiencia que le permite responder a cualquiera de nuestras preguntas desde como aliviar los ataques de ansiedad hasta como quitar dolores de cabeza, desde como ganar o bajar peso hasta que hacer para quitar tensión de los hombros, desde como hacer yoga teniendo las hernias y después de intervenciones quirúrgicas hasta como se practica durante los últimos meses del embarazo, etc y etc, – preguntas que requieren años y años de estudios de profesor para poder responderlas y buscar la solución de problema, requieren cursos y clases magistrales con los Maestros y especialistas de distintas áreas, requieren inversión intelectual, económica, física, emocional, mucha interés y mucho amor al arte!!!…Contamos con la formación de profesor – y más amplia – mejor, con su tiempo, con su dedicación, contamos con su tiempo y esfuerzo de organizar esta clase, buscar el espacio, muchas veces preparar este espacio, arreglarlo y decorarlo, pagar por estar dando clase en este espacio, prever funcionamiento de luz, agua en el baño, materiales para las clases, seguros, etc…Porque no dudamos que el plato en el restaurante debe de ser pagado según los precios establecidos, porque no dudamos que el servicio del fisioterapeuta o dentista debe de ser pagado, porque no pedimos los viajes gratuitos “de prueba” en los autobuses y taxis?
Puedo hablar sobre mí, yo sí que prefiero pagar al profesor donde voy, sea una clase de prueba o cinco clases semanales, ya que me interesa que que me traten los profesionales debidamente formados y que tienen amor a su profesión, que me den pautas para mi desarrollo y resolución de mis problemas con las cuales acudo, para que me enseñen algo que desconozco, para que crean espacio donde me sentiré segura, cómoda, alegre, querida, donde me aceptarán y dejaran ser yo misma; quiero que surjan más posibilidades donde se practica la danza, el teatro, todo tipo de artes, etc, y para dar apoyo a estas iniciativas, a mi no me cabe ni una duda sobre el asunto!!
Nos vemos practicando!!
yoga caceres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s