Aportaciones de una respiración controlada.

Los tipos de respiraciones en yoga son muchos, y casi todos desconocidos para la mayoría de no practicantes de yoga. Como hemos dicho en otras ocasiones la respiración es sumamente importante ya que a través de ella conseguimos oxigeno y expulsamos anhídrido carbónico, proceso inverso al que realizan las plantas y árboles. Pero es que además gracias a la respiración limpiamos nuestra sangre, hacemos funcionar el cerebro o alimentamos nuestras células.

La respiración nos permite aumentar nuestra capacidad pulmonar. Mejora la calidad de nuestra respiración, es decir mediante una expulsión consciente y amplia eliminamos más residuos que con una respiración automática. Para nuestra vida diaria, nos aporta muchísimos beneficios ya que podremos aguantar más caminando o si realizamos una actividad física. Pero también es una herramienta imprescindible si lo que necesitas es controlar el estrés o la ansiedad que produce la vida diaria.

Una respiración lenta y controlada genera un aumento en la cantidad de sangre, debido a su mayor oxigenación en los pulmones. Esto favorece la eliminación de toxinas del cuerpo.  Aumenta la capacidad del cuerpo para dirigir y asimilar los alimentos. Los órganos digestivos, como el estomago, reciben mayor cantidad de oxígeno y, por lo tanto, su funcionamiento es más eficaz.

Yoga

Mejora en el estado del sistema nervioso, incluyendo el cerebro, la columna, los centros nerviosos y los nervios.  Esta mejora se debe a la mayor oxigenación. La respiración lenta, profunda y rítmica provoca un estímulo reflejo del sistema nervioso parasimpático. Esto produce una reducción en los latidos del corazón y una relajación de los músculos. Como el estado de la mente y el cuerpo están muy relacionados entre sí, estos dos factores producen a su vez un reflejo de relajación de la mente. Además, una mayor oxigenación del cerebro tiende a normalizar la función cerebral, reduciendo niveles excesivos de ansiedad.

A través de los movimientos de la diafragma durante los ejercicios de respiración profunda, los órganos abdominales – el estomago, el intestino, el hígado y el páncreas – reciben un masaje. Además, el movimiento de la parte superior de la diafragma le proporciona otro masaje al corazón. Estos masajes estimula la circulación sanguínea en estos órganos. La respiración lenta y profunda, reduce la carga de trabajo del corazón. Esto produce un corazón más eficiente y más fuerte, que funciona mejor y dura más tiempo. También se traduce en una tensión sanguínea reducida, y una probabilidad menor de sufrir una enfermedad cardíaca. Además los pulmones logran ser sanos y fuertes, lo que supone un buen seguro contra futuros problemas respiratorios.

Por lo tanto aprender a respirar de forma adecuada es un buen método para mejorar nuestra salud y prevenir todo tipo de enfermedades. En nuestras clases de Yoga damos mucha importancia a como respiramos pues es un elemento más de la práctica yóguica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: